lunes, 7 de diciembre de 2015

Elecciones Agrarias


No le faltaba razón a la conselleira de Medio Rural cuando el pasado viernes 4 de diciembre se quejaba en Santa Comba, de la ensalada de siglas que existe para representar al campo. 




Un montón de sindicatos y organizaciones que se erigen como portavoces del sector. Unos con más afiliados, tradición y estructura y otros con una presencia más bien simbólica.


No le faltaba razón a Ánxelez Vázquez en quejarse de lo poco operativo que era reunirse “con vinte” colectivos. Pero esta situación deja al descubierto, por un lado la atomización del propio sector ganadero y por otro ,una necesidad que no ha sabido cubrir el propio gobierno del estado.



Hubo elecciones agrarias pero tenemos que remontarnos al 2002, con aquel pulso entre Xóvenes Agricultores y Unións Agrarias, con el Sindicato Labrego Galego, como fuerza alternativa. Ha llovido mucho desde entonces. Unións Agrarias ha logrado mantenerse con el tiempo, no sin dificultades, pero en mejores condiciones que el resto. Y ahí sigue al frente, Roberto García.



La fuerza más afín al partido mayoritario en Galicia, Xóvenes  Agricultores entró en barrena, sin que a día de hoy hayan sabido ni articular otra organización de corte conservador nin rejuvenecer unas siglas históricas.El S.L.G. sufrió los efectos de la división y el nacimiento de la Federación Rural Galega. En los últimos años ha emergido la O.P.L. Con importante presencia en la Terra de Xallas aunque de ámbito estatal.



El gobierno del estado promovió una normativa para regular la necesaria representatividad del sector y la puesta en marcha de un Consejo Asesor Agrario. La convocatoria se realizaría durante el primer semestre de 2015. Pero por el momento no ha sido así.Y seguramente habrá distintas razonesm pero ya pasaron 13 años desde la última consulta.



Tenía razón la conselleira, pero esto no exime al gobierno actual ni a los anteriores de su responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

h