miércoles, 28 de octubre de 2015

Sensaciones jacobeas en Fisterra


Los peregrinos desafian al tiempo y siguen llegando al Finisterre.




Los peregrinos siguen llegando a Fisterra. El viento agitaba sus manos como enfadado. Y dispersaba la lluvia que nos acribillaba a perdigonazos húmedos. Era una tarde de miércoles desapacible, oscuro y frío. Pero los peregrinos seguían llegando a borbotones al fin del mundo.



Como marionetas manoseadas por el temporal, iban entrando en las instalaciones del viejo faro, como uno de los requisitos indispensables al finalizar el camino. El mar estaba bravo. Grupos de peregrinos de Suecia, Alemania o Suiza convertían el recinto en una pequeña torre de Babel.







Encontraban refugio al temporal y de paso observaban los libros y folletos o la exposición de cuadros en la sala que gestiona la asociación Neria. Cuando el viento daba una tregua se acercaban al excelente mirador sobre el océano, para cumplir con sus ritos de viajeros.



Fisterra es la meta común de muchas personas que cruzan sus sueños y sus pasos en este camino milenario. La “Costa da Morte” es el destino de gentes distintas y diversas que mantienen a través de los siglos una ruta viva que conserva su esencia, con la comprensible evolución de los tiempos.






La simbología llena de magnetismo, la historia que pervive, y los paisajes magnéticos renuevan el pacto de los peregrinos con el viejo Finisterre. Del boca a boca y los viejos manuscritos, a las potentes redes de internet y los medios de comunicación. Pero conservando el mismo rito de pisar la tierra, acariciar el viento, sentir el mar. Donde la virtualidad cede a la propia experiencia in situ.



El camino buscando la muerte del sol, como fuente de riqueza cultural y económica. Tesoro del pasado e inversión de futuro.







Un flujo continuo de visitantes. Que se llevan un trozo de Fisterra en sus retinas y en sus corazones, pero sigue siendo tan grande esta patria de piedra y mar, que sigue habiendo una inmensa Fisterra para seguir llevando, a trozos, dentro de nuestras almas.



FOTOS-X.M.Lema

En twitter @xmlema






No hay comentarios:

Publicar un comentario

h