jueves, 29 de octubre de 2015

Los Suaves, reflexiones de un gatoadicto

Hoy hablamos de LOS SUAVES. Hace años que tenía una cuenta pendiente con Yosi y los suyos



A Yosi y a Los Suaves, por tantas dosis de vida y rock






Un tesoro escondido en un casete 




Hay grupos que te marcan para el resto de tus días. Y si hay una banda que se escribió a fuego en mi adolescencia, esa es Los Suaves . Pensé muchísimas veces en escribir este artículo, pero me daba pereza revolver los archivos de la memoria, con toda la nostalgia que trae remontarse veinticinco años después, porque fue por esas épocas cuando  esta banda entró en mi vida.




Año 89 o 90. No recuerdo exactamente. Aficionado del rock duro, del heavy metal y de la música en general escuchaba todo lo que caía en mis manos. Y un escayolista que disfrutaba de un menú del día en el restaurante de mis padres, me ofreció la pócima maldita. Un casete de un grupo que sonaba distinto a todo aquello que había escuchado.



 Unos ritmos que me enganchaban y unas letras que no eran las empalagosas canciones de amor, o los alegatos políticos y sociales habituales.



“Esta vida me va a matar” era un trabajo redondo. Eran letras que te erizaban la piel. Que podías cantarlas y sentirlas como propias. Eran Los Suaves”, y ya llevaban tres discos grabados. Después de enseñar aquel tesoro a todos los compañeros del barrio, lo siguiente fue buscar “Frankenstein” y “Ese día piensa en mí”. 






Buscando a Los Suaves




Ni teléfonos móviles ni internet. Misión complicada. Pero yo quería saber más. La opción acabó siendo una llamada a una emisora local de Radio Nacional de España en Ourense, donde pude hablar brevemente con Charly Domínguez. Acabé intercambiando unas cartas con el propio Yosi. Y recibiendo sabios consejos y reflexiones.




Los seguíamos escuchando. E incluso un grupo de jóvenes formamos un grupo de rock llamado Sobrekarga. En nuestros conciertos había habitualmente una camiseta de Los Suaves (regalo de la banda) y siempre se tocaban algunas versiones del grupo. Himnos como “Peligrosa María”, “Dolores se llamaba Lola” o “Siempre Igual” eran imprescindibles en nuestros repertorios.




Una muestra quedó patente años más tarde, en 1998.Nuestro colaborador y escritor, Rafael Lema reflejó en su libro Flores Negras”  (Sotelo Blanco), esa pasión que había en la Costa da Morte por Los Suaves. Yosi se llamaba uno de los protagonistas del relato y las letras de sus canciones impregnaban el libro.






Mágica noche de rock and roll en Santa Comba




Pero años antes tendría lugar el feliz encuentro. Noche del 21 de agosto de 1992. Un grupo de jóvenes de Ponte do Porto nos desplazamos a Santa Comba para asistir al concierto de Los Suaves. Después de la fantástica velada rockera y de la descarga de decibelios esperada, no podíamos marcharnos indiferentes para nuestras casa.




Quise entrar en el backstage. Era complicado. Pero me llevé una de las grandes sorpresas de mi vida. Logré mandarle un mensaje a Yosi, y de repente se dio cuenta de aquel joven aprendiz de poeta, y logramos( con unos amigos) conocerle y  desmenuzar la madrugada hablando del rock and roll y poesía(con algunas citas obligadas al maestro Ángel González).





Gracias Yosi, gracias Los Suaves




Aquel ejemplo de cercanía añadió más valor a lo que representaban como músicos. Llegamos a cruzarnos algunas cartas y poco más. Cosas de la vida. Aunque menos, no dejé de seguir atento a sus evoluciones. Para no perderlos de vista. Como aquel amigo íntimo al que solo ves en las fiestas patronales, navidades o en algún funeral. Pero al que sigues teniendo en las más alta estima.




Tenía una deuda moral pendiente. La promesa de que llegaría el momento de regresar a la Ítaca  de la adolescencia para simplemente agradecerles con unas letras,  todo lo que musicalmente representaron y representan para muchas personas, como yo, y también destacar los consejos que hace más de dos décadas el gran Yosi me regaló.



Algo en mí interior me dijo que este era el momento. El testimonio humilde de un joven que vivió su adolescencia siguiendo a un grupo que tenia como símbolo a un gato.



POR SEMPRE SUAVES


Xosé Manuel Lema @xmlema

No hay comentarios:

Publicar un comentario

h